Mujer termina en la cárcel porque un policía confundió salvia con marihuana

Susannah Bryan. Sun Sentinel

Robin Brown rezó ese día por la paz.

Pero la salvia que llevaba en una excursión para observar pájaros en Weston la hizo ir a parar a la cárcel por cargos de un delito grave de posesión de marihuana.

Ahora Brown ha demandado por el injusto arresto.

“No lo hago por venganza”, dijo Brown, de 49 años, una mujer de hablar suave de Montana que se mudó a Hollywood en el 2007. “Trato de traer información a la luz para que no le pase a nadie más”.

El agente de policía Dominic Raimondi, de 51 años, confundió la salvia de Brown con marihuana. Entonces buscó en auto de la mujer y encontró más. Raimondi dijo que sometió la salvia —comprada en una tienda en un aeropuerto en Albuquerque, Nuevo México— a una prueba con un kit. portátil que indicó que era marihuana.

Robin Brown rezó ese día por la paz.

Pero la salvia que llevaba en una excursión para observar pájaros en Weston la hizo ir a parar a la cárcel por cargos de un delito grave de posesión de marihuana.

Ahora Brown ha demandado por el injusto arresto.

“No lo hago por venganza”, dijo Brown, de 49 años, una mujer de hablar suave de Montana que se mudó a Hollywood en el 2007. “Trato de traer información a la luz para que no le pase a nadie más”.

El agente de policía Dominic Raimondi, de 51 años, confundió la salvia de Brown con marihuana. Entonces buscó en auto de la mujer y encontró más. Raimondi dijo que sometió la salvia —comprada en una tienda en un aeropuerto en Albuquerque, Nuevo México— a una prueba con un kit. portátil que indicó que era marihuana.

El policía no arrestó a Brown ese día de marzo del 2009, pero envió los 50 gramos del “contrabando” al laboratorio criminal para una prueba definitiva.

Mark Horn, fiscal estatal adjunto, ordenó el arresto de Brown sin esperar el resultado de la prueba definitiva, según documentos del tribunal.

Tres meses después, Raimondi se apareció en Massage Envy, en Weston, donde trabaja Brown, y se la llevó esposada.

“Me arrestaron frente a mis clientes, mi jefe, mis compañeros de trabajo”, dijo Brown. Más tarde le hicieron un registro persona a fondo, desnuda, y pasó una noche en prisión.

Un mes más tarde, el abogado de Brown descubrió que la Policía de Broward nunca había sometido a pruebas la salvia.

“Cuando encontré que no habían hecho la prueba de laboratorio me indigné”, dijo Bill Ullman, el abogado de Miami de Brown.

El 23 de julio del 2009 Ullman exigió que la salvia se sometiera a la prueba, que concluyó que no era marihuana.

Entonces las autoridades le retiraron los cargos penales.

Ullman dijo que un fiscal que se deshizo en disculpas la llamó para decirle que era “espantoso” que alguien pudiera ser arrestado bajo tales circunstancias.

“Nuestra norma es asegurar que las pruebas se verifiquen absolutamente antes del juicio”, dijo Ron Ishoy, portavoz de la Fiscalía Estatal de Broward. “Al volver a ver este informe policial específico, hubiera sido mejor verificar la prueba antes de presentar un cargo formal”.

Las pruebas en el terreno pueden dar un falso positivo, dijo John Kelly, perito en pruebas de drogas en Washington.

Brown presentó una demanda civil por humillación en público, daños y sufrimiento psicológico. La demanda acusa a la Fiscalía Estatal de de Broward de negligencia y procesamiento judicial malintencionado.

El juez de circuito John Bowman desestimó el caso en enero, alegando que los fiscales tienen inmunidad en este tipo de casos.

Brown apeló en el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito con la esperanza de que se le garantice el derecho a un juicio con jurado.

“Sólo queremos una oportunidad de ir a juicio y dejar que un jurado decida si la fiscalía debe tener inmunidad”, dijo ella.

“Ellos dicen que si permitimos que las personas demanden a los fiscales en caso de error tendrían miedo de hacer su trabajo”, dijo Ullman. “En este caso, el fiscal debe ser demandado porque presentó un falso testamento jurando que ella [Brown] tenía marihuana. Y no la tenía”.

Brown observaba ese día pájaros en los bosques frente a la carretera U.S. Highway 27.

Avida observadora de pájaros, Brown trajo la salvia para quemarla, un ritual de purificación popular entre las tribus estadounidenses y grupos espirituales. Brown cree que el humo de la salvia ayuda a disipar la energía negativa y también a elevar sus oraciones.

Cuando Brown regresó a su auto, un policía y un agente de la Comisión de Conservación la esperaban. Le preguntaron qué hacía ella allí.

Les dijo que observaba los pájaros. Cuando siguieron haciéndole preguntas, ella abrió su mochila para enseñarles sus binoculares y un libro de pájaros. Entonces el policía vio la salvia y el tazón con cenizas.

Tres meses después estaba detenida.

“Traté de parecer dura, pero estaba temblando”, dijo. “No sabía qué tiempo iba a estar en la cárcel y sabía que algo andaba muy mal. Entonces pasaron unos meses y pensé que no había pasado nada”.

Después que su novio pagó la fianza de $1,000 la dejaron en libertad a las 4 a.m. en Pompano Beach.

Brown dijo que aprendió la lección y que ahora deja la salvia en casa.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el mayo 31, 2011 en Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: