Violenta balacera en South Beach

Una persecución policial y un tiroteo en las calles de South Beach, terminó el lunes por la mañana cuando los agentes de la policía dispararon al interior de un vehículo ocupado en Collins Avenue y mataron al conductor, dándole una conclusión sangrienta a las fiestas anuales por el fin de semana del Día de la Recordación en Miami Beach.

Una persecución policial y un tiroteo en las calles de South Beach, terminó el lunes por la mañana cuando los agentes de la policía dispararon al interior de un vehículo ocupado en Collins Avenue y mataron al conductor, dándole una conclusión sangrienta a las fiestas anuales por el fin de semana del Día de la Recordación en Miami Beach.

A las 5:30 de la mañana, la policía estaba investigando dos tiroteos con participación de agentes. Un presunto pistolero resultó muerto, cuatro transeúntes resultaron heridos -posiblemente por disparos de la policía- y tres agentes estaban siendo atendidos en el Centro Médico Mount Sinai, con heridas que no amenazaban sus vidas. Ninguno de ellos ha sido identificado por la policía.

Los clientes de los bares y los turistas que asistieron a la popular celebración de la Urban Beach Week en la ciudad, se dispersaron gritando mientras se escuchaban los disparos. Algunas personas en el tramo relativamente vacío de Collins Avenue saltaron detrás de los vehículos o entre los arbustos.

Cientos de agentes tomaron el centro de South Beach.

“Este incidente realmente nos afecta”, dijo la alcaldesa, Matti Herrera Bower.

El jefe de la policía, Carlos Noriega, dijo que la paz relativa del fin de semana se rompió justo antes de las 4 a.m., cuando un conductor chocó contra un agente con su automóvil cerca de la avenida Collins y la calle 16. Noriega dijo que el agente no era de Miami Beach, sino un empleado de uno de los muchos departamentos que ayudan a la policía de South Beach con las multitudes de la Urban Beach Week, que vienen para espectáculos de hip-hop y fiestas privadas, y pueden llegar a sumar cientos de miles de personas.

Noriega dijo que el conductor aceleró, y que los policías en bicicleta tuvieron que saltar fuera de la calle mientras el vehículo se dirigía al sur, pasando sobre sus bicicletas, moviéndose por la acera y golpeando numerosos vehículos por cerca de tres cuadras. Informes no confirmados de testigos dicen que el conductor iba disparando desde su auto mientras la policía lo perseguía, aunque Noriega dijo que la policía no encontró un arma de fuego.

“Todo esto es información preliminar que estamos tratando de comprobar”, dijo el jefe, y agregó que la policía está investigando informes de que algunos pasajeros huyeron del vehículo antes de que los agentes abrieran fuego.

Un video aparecido en YouTube y filmado desde una altura de varios pisos sobre Collins Avenue muestra al auto yendo hacia el sur y luego deteniéndose lentamente mientras se escucha el sonido de los disparos.

Los peatones huían o se escondían, y después salían corriendo mientras los agentes se acercaban al lado del conductor del auto, en un semicírculo, con sus armas en la mano.

Aproximadamente un minuto después, el coche se detuvo, la oscuridad de la madrugada se iluminó de estallidos, y el sonido de rápidos disparos salpicó el aire.

No se vio a nadie salir del auto.

Noriega dijo que el conductor murió en el lugar.

También dijo que cuatro transeúntes resultaron heridos durante la persecución, y que podrían haber sido alcanzados por balas perdidas disparadas por agentes de la policía.

“No voy a descartar esa posibilidad”, dijo.

En el Hospital Jackson Memorial, una mujer que no quiso dar su nombre dijo a WSVN-7 que la policía le disparó a su amiga mientras ambas corrían hacia la habitación de su hotel.

“La policía le disparó”, dijo. “Fue por accidente, pero le disparó.”

Ashley Hinds, de 23 años, de Nashville, dijo que iba saliendo de Mansion, en Washington Avenue, cuando oyó los disparos.

“Traté de volver a entrar, pero una señora cerró las puertas y, aunque estábamos tocando, nunca las abrió”, dijo Hinds. “Tenía miedo. La gente corría. Era una escena de miedo”.

Dos policías de Miami Beach y uno de Hialeah también resultaron heridos durante la cacería y el tiroteo.

Noriega no explicó cómo es que resultaron heridos los agentes de su departamento, pero un portavoz de la policía de Hialeah, Carl Zogby, dijo que el agente de Hialeah podría haber sido herido por una bala disparada desde el auto que huía.

La policía estableció un perímetro tras el tiroteo, lo que llevó al segundo incidente en Washington Avenue.

Justo después de las 5 a.m., las autoridades dicen que el conductor de un Mercedes Benz gris, entró de algún modo en una zona que la policía había cerrado cerca de la calle 14, y aceleró hacia varios agentes.

Noriega dijo que un oficial disparó contra el auto, que luego se estrelló contra una patrulla de la policía cerca de la mediana de la muy transitada calle.

Nadie resultó herido, y el conductor -que permanece sin ser identificado- fue arrestado y encarcelado. Noriega no indicó qué cargos enfrenta.

Noriega dijo que la policía actuó adecuadamente en ambos incidentes.

“Fueron dos [situaciones] extremadamente explosivas y peligrosas”, dijo. “Y nuestros agentes respondieron a lo que considero que son situaciones de fuerza mortal”.

Sin embargo, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) pidió el lunes una investigación independiente de los tiroteos.

“Una investigación independiente y exhaustiva debe llevarse a cabo, como sucede cada vez que un civil es baleado y muerto por la policía”, escribió John de León, presidente de la rama de la ACLU en el Gran Miami, que a menudo sigue la actuación de la policía con las muchedumbres mayoritariamente negras del Día de la Recordación en South Beach. “Lo que se reporta como de hecho al principio, muchas veces es refutado por una investigación independiente”.

Tanto los concurrentes de la Urban Beach Week y la policía de Miami Beach han sido criticados desde que el primer evento tuvo lugar en South Beach, en el 2001.

Ese año, las autoridades y la policía locales no sabían que varios cientos de miles de personas se dirigían a la ciudad para eventos privados, y la multitud quedó fuera de control, con muy pocos policías para manejar el tráfico y la afluencia masiva de personas.

Hubo al menos un tiroteo, peleas descritas como “casi disturbios”, y una paralización general en las calles de la ciudad.

Desde entonces, la celebración de la Urban Beach Week ha sido criticada por algunos como un momento peligroso para estar en South Beach. Si bien ha habido años tranquilos, ha habido otros, como el 2007, cuando un tiroteo en Lincoln Road causó la muerte de dos hombres.

Por otra parte, la policía ha sido criticada a veces por exceso de celo en su actuación.

Lidia Dinkova, Laura Figueroa, Kathleen McGrory y Andrea Torres, reporteras de The Miami Herald, contribuyeron a esta información.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el mayo 31, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: