Scott a la deriva.

Miami.Hay algo en que los dos candidatos a la alcaldía de Miami-Dade concuerdan: ninguno quiere verse asociado con el gobernador Rick Scott.Julio Robaina y Carlos Giménez no estuvieron de acuerdo sobre un puñado de temas que discutieron en su primer deba cara a cara el martes. Pero los dos —ambos republicanos que buscan la alcaldía del condado, un cargo no partidista— trataron de distanciarse del líder de su partido, cuyos malos resultados en las encuestas lo han convertido en un hombre políticamente radioactivo.

Cuando se les preguntó a quién apoyaron para la gobernación en las elecciones del 2010, Giménez y Robaina mencionaron a Bill McCollum, ex procurador general de la Florida, que se enfrentó a Scott en las primarias del Partido Republicano. Giménez dijo que no hizo campaña por nadie en las elecciones generales; Robaina dijo que respaldó a Scott, pero añadió que no está satisfecho con el trabajo del gobernador. Giménez concordó y le dijo a un oyente que llamó a la emisora donde se celebró el debate que votó por la demócrata Alex Sink.

Fue un momento revelador en un debate en que los dos candidatos trataron de subrayar las diferencias que los separan y definir las líneas de ataque que usarán en las tres semanas previas a la segunda vuelta electoral del 28 de junio.

Robaina, ex alcalde de Hialeah, trató de presentar a Giménez como un ex comisionado ineficaz e intentó vincularlo al depuesto alcalde Carlos Alvarez. Giménez trató de presentar a Robaina como un candidato evasivo que promete lo que no será capaz de cumplir.

Robaina encabezó un grupo de 11 candidatos en la primera ronda de las elecciones el mes pasado. Pero en una señal de que la contienda sería cerrada, el martes criticó con fuerza a Giménez, quien logró reunir una coalición más amplia de votantes para ocupar el segundo lugar en mayo.

El debate —moderado por el periodista investigativo Jim DeFede, de CBS Canal 4, y la columnista Joy-Ann Reid, de The Miami Herald, se dirigió a la gran audiencia afroamericana de la emisora ​​WMBM-AM (1490), dirigida por el reverendo Victor Curry, presidente del capítulo de la NAACP en Miami. El codiciado voto negro está en juego en la segunda vuelta, donde no queda ningún candidato afroamericano.

Buena parte del debate se centró en la economía y los oyentes llamaron preocupados por la suerte de los empleados públicos y los servicios sociales del condado.

Giménez y Robaina prometieron reducir la tasa de impuestos a la propiedad y salvar los empleos de policías y bomberos, a pesar de un inminente déficit presupuestario. Robaina fue un paso más allá y prometió proteger el sueldo de los empleados de Miami-Dade que ganan hasta menos de $80,000 al año.

Eso provocó una burla de Giménez: “No creo que se puede hacer”, dijo, agregando que la mayor parte de los gastos del condado son el sueldo y los beneficios de los empleados.

La administradora del condado, Alina Tejera Hudak, emitió el lunes un memorando en que indica que el déficit de presupuesto no será tan severo como se pronosticó inicialmente, pero que podría ascender a unos $400 millones si el alcalde y la comisión entrantes deciden reducir la tasa de impuestos a la propiedad. Un aumento en la tasa el año pasado se convirtió en el punto crítico de la exitosa campaña de revocación del alcalde Alvarez, quien propuso el aumento finalmente aprobado por una mayoría de comisionados.

Cuando el debate tocó otros temas candentes del condado, Reid le pidió a Robaina que aclarara por qué había retirado su apoyo inicial a la campaña por un nuevo estadio de béisbol para los Marlins.

“Me enfrenté a la Comisión del condado para apoyarlo”, dijo Robaina. “Estoy feliz de que el estadio se construya. Pero no estoy satisfecho con el acuerdo financiero”.

Giménez dijo que el acuerdo nunca habría llegado a la Comisión si él hubiera sido el alcalde. Si a Robaina no le gustaba el trato, no debería haber hablado en favor del estadio, argumentó Giménez.

“No leyó los términos del acuerdo”, dijo Giménez.

Robaina replicó: “Votar en contra no es liderazgo. Usted tiene que convencer a sus colegas de por qué es un mal negocio”.

Robaina culpó a Giménez de algunos de los problemas en el atribulado departamento de transporte público de Miami-Dade.

“No hay duda de que el comisionado Carlos Giménez se había dormido al timón”, dijo Robaina, comprometiéndose a encontrar una manera de ampliar el Metrorail, una antigua promesa a los barrios negros del norte del condado.

También dijo que buscaría un nuevo jefe de transporte público y agregó que le preguntó al ex jefe del departamento, Roosevelt Bradley —que se postuló para alcalde en la primera vuelta de las elecciones— su opinión sobre los planes del Metrorail.

Giménez culpó a la incompetencia en el gobierno condal por no ofrecer información precisa sobre lo que estaba pasando en el departamento. El condado debe buscar un nuevo jefe de transporte público en todo el país, dijo, y los futuros proyectos del Metrorail deben ser revisados ​​porque Miami-Dade quizás no puede costearlos.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el junio 8, 2011 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: