Víctima no quiso denunciar a su pareja

Miami. El asesinato de Eileen Lozano el martes en La Pequeña Habana a manos de su compañero con un historial de abusos arroja la misma lección de otros muchos casos de violencia doméstica: pudo evitarse.

En julio del 2007, agentes del Departamento de Policía de Miami llegaron al apartamento que Lozano compartía con su pareja Lázaro Bernabeu y los dos hijos de ambos. Según el informe policial, Bernabeu la había golpeado en la cara. El moretón alrededor de su ojo izquierdo no se borró por varios días. Bernabeu fue arrestado, pero Lozano rehusó denunciarlo formalmente.

Dos semanas después, cuando Lozano llegaba del trabajo, Bernabeu rompió la ventana de su auto Jaguar con la culata de una pistola. Una vez dentro del auto la obligó a conducir hasta South Miami. Allí la mantuvo por varias horas a punta de pistola. Finalmente, un hermano de Bernabeu lo convenció para que la liberara. Esta vez tampoco Lozano quiso denunciarlo.

“El Estado necesitaba a la víctima para poder procesar este caso”, según un informe del 2007 de la Oficina de la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade. “Abandonamos el caso porque la víctima no quiso cooperar. Hicimos todos los esfuerzos para conseguir su cooperación, a través de cartas, llamadas y citaciones oficiales”.

El martes, Bernabeu asesinó a Lozano a puñaladas en el mismo apartamento de La Pequeña Habana. Luego, se parapetó por una hora en el apartamento con su hija de 10 años hasta que negociadores de la policía lo convencieron de entregarse.

“Nosotros tratamos de rescatarla pero ella estaba luchando contra el sistema”, dijo la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle. “Ahora esta mujer está muerta y sus hijos han quedado huérfanos”.

Bernabeu permanece en la Cárcel del Condado Miami-Dade sin derecho a fianza acusado de homicidio y secuestro. La niña y su hermano de 11 años están bajo el cuidado de una abuela, comentó Kenia Reyes, vocera de la policía de Miami.

Detectives de la Unidad de Homicidios dijeron que Bernabeu rehusó hablar con las autoridades el martes por la tarde. Según un informe policial, Bernabeu dijo: “Todos ustedes ya saben lo que hice, entonces no quiero hablar”.

Del 2004 al 2010, las autoridades reportaron un promedio anual de 25 homicidios relacionados con violencia doméstica en el Condado Miami-Dade, según el Departamento de Policía de la Florida. No hubo un crecimiento u otra tendencia notable.

Fernández Rundle dijo que las víctimas necesitan salir del ciclo de la violencia doméstica y tener confianza en el sistema judicial.

“Ninguna mujer tiene que sufrir esto”, indicó. “La ayuda está ahí y las podemos sacar de ese mar de desesperación. No tienen que ser la próxima Eileen Lozano”.

Pocas horas después del asesinato de Lozano, otra mujer cayó asesinada en Coral Terrace. Fernando Hernández, de 63 años, fue arrestado por la muerte de Raquel Edelmila Pérez-Díaz, de 61, dijo el detective Javier Báez, vocero del Departamento de Policía del Condado Miami-Dade.

Pérez-Díaz, prima de una ex pareja de Hernández, deja dos hijos adultos.

Según un informe policial, Hernández estaba ebrio cuando llegó a la casa de Pérez-Díaz, en el 6427 de la 39 Terrace en el suroeste, alrededor de las 6 p.m. el martes. Cuando ella abrió la puerta, Hernández le disparó dos veces en la cara con un revólver calibre .38.

Inmediatamente, Hernández llamó a su hija y su yerno para avisarles de los hechos. Dijo que estaba frustrado y que quería matar a su hijo también, según el informe. Todavía se desconocen los motivos.

El yerno, quien no ha sido identificado, avisó a la policía. Hernández fue arrestado al llegar a la casa de su hijo. Los detectives no pudieron interrogarlo porque estaba ebrio. Fue brevemente hospitalizado debido a su baja presión arterial antes de ser encarcelado. Se le acusa de homicidio con un arma de fuego.

Familiares de la víctima indicaron a El Nuevo Herald que Hernández es un ex teniente coronel del ejército cubano. Récords públicos indican que había trabajado de guardia de seguridad y tenía permiso para llevar un arma de fuego oculta.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el junio 9, 2011 en Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: