Policía ebrio es acusado de homicidio

Tres meses después de que los análisis de sangre mostraron que Peter William Muñoz, policía de Coral Springs, estaba ebrio cuando estrelló fatalmente su vehículo contra el de una joven estudiante de derecho de 23 años de edad, el agente fue acusado el jueves en la corte de circuito de Miami-Dade bajo cargos de homicidio vehicular y homicidio bajo la influencia de sustancias tóxicas (DUI).

Muñoz, de 24 años, no compareció en la corte el jueves, pero la familia de la víctima lloraba en el pasillo después del procedimiento que duró sólo cinco minutos.

El abogado de Muñoz, Alan S. Ross, presentó una declaración de no culpable, y luego salió de la sala, donde fue confrontado por la familia de la víctima.

“Es un cobarde”, dijo la tía de la víctima, Damaris Gómez. “Ni siquiera pudo tener la decencia de aparecer en la corte”.

Jennifer Gutiérrez, una asistente legal que estaba estudiando para ser abogada, se cruzó con Muñoz mientras conducía hacia su casa desde la casa de su novio, en Coral Gables, a eso de las 4 de la mañana del 16 de julio.

Según la ley, Muñoz no tiene la obligación de comparecer ante el tribunal, pero puede presentar una declaración por escrito. Su abogado no hizo declaraciones en su nombre.

“Ahora realmente no es el momento apropiado para que él diga nada”, dijo Ross.

De acuerdo con la orden de arresto, alrededor de las 4 de la mañana, Muñoz se desplazaba por Le Jeune Road hacia el sur, a más de 60 millas por hora, acercándose a la avenida residencial de Aledo en Coral Gables. El límite de velocidad es de 45.

Según un testigo que conducía al límite de velocidad, Muñoz se acercó por detrás de él y pasó tan rápido, que “el testigo sintió como si su auto se encontrara en un punto muerto”, indicó el informe de la policía.

Cuando Muñoz aceleró hacia la intersección, Gutiérrez estaba tratando de girar a la izquierda para tomar hacia el norte por Le Jeune. Muñoz estrelló su Volkswagen CC contra el BMW de la mujer con tal fuerza, que la familia de la víctima dijo que ésta quedó clavada a la puerta de su auto. Los paramédicos tuvieron que cortar el auto varias veces para sacarla, dijeron.

Uno de los agentes que acudió a la escena dijo a la familia que de inmediato reconoció que sus heridas eran mortales. Fue trasladada en helicóptero al Centro de Trauma Ryder del Hospital Jackson Memorial.

Un amigo de la familia que vivía cerca y que oyó el ruido del impacto, corrió a la escena. El hombre dijo que los agentes se habían percatado de inmediato de que Muñoz había estado bebiendo, porque olía a alcohol.

Muñoz, que llevaba cinco meses con la policía de Coral Springs, también fue hospitalizado. La declaración jurada de la policía indicó que las pruebas de alcohol en la sangre que se le practicaron a Muñoz una hora después del accidente, registraron .229, casi tres veces el límite legal de .08. La investigación también mostró que Muñoz no hizo ningún intento por evitar el accidente.

Después de su salida del hospital, Muñoz regresó a casa. Fue arrestado formalmente el 29 de septiembre, lo que provocó preguntas de los familiares de la víctima y de su abogado, Neil González, acerca de si se le dio un tratamiento especial debido a sus conexiones con la policía. El padre de Muñoz es un agente veterano de la policía de Miami-Dade.

“¿Creen realmente que si hubiera sido yo, y yo estuviera involucrado en un accidente catastrófico y me hicieran pruebas toxicológicas, y yo hubiera estado borracho, que me habrían puesto en libertad?”, dijo González. “Tendría que haber sido llevado directamente a la prisión”.

Gómez, quien ayudó a criar a Gutiérrez, dijo que cuando ella llegó al hospital después del accidente, los agentes de la policía de Coral Gables le ofrecieron poco consuelo. Mientras los médicos luchaban por salvar la vida de su sobrina, los policías comenzaron a acosarla acerca de por qué Gutiérrez se encontraba fuera de su casa tan tarde en la noche del accidente. González dijo que las pruebas de alcohol en la sangre de Gutiérrez mostraron que ella no había estado bebiendo.

Gutiérrez, que trabajó para González durante tres años como asistente legal, estaba estudiando en el Miami Dade College. Madre de una hija de 4 años de edad, Gutiérrez había estado con su novio, estudiando para un examen final, hasta bien avanzada la madrugada de esa noche, explicó Gómez.

“Nos hicieron sentir como si nosotros fuéramos los delincuentes”, dijo Gómez. “Incluso después de su arresto, no quisieron decirnos nada. Se limitaron a decir: ‘está arrestado; eso es todo lo que ustedes necesitan saber’ ”.

La madre de la víctima, Arecelis Gutiérrez, estaba demasiado afectada para hablar el jueves.

Gómez dijo que, después de la muerte de su sobrina, agentes de la policía de Coral Gables se presentaron para solicitar los registros del teléfono celular de Gutiérrez, y también cuestionaron a Gómez acerca de por qué ella estaba pagando las facturas del teléfono de Gutiérrez.

“Quieren demostrar que en el momento del impacto, ella estaba hablando por teléfono, de modo que la negligente fue ella. Eso es absolutamente ridículo”, dijo González.

Janette Frevola, sargento de la policía de Coral Gables, se negó a hacer comentarios sobre las preocupaciones expresadas por la familia Gutiérrez. Tampoco respondió a las preguntas acerca de por qué se tardaron dos meses para acusar formalmente a Muñoz.

Ross, abogado de Muñoz, dijo que no hay ninguna evidencia que sugiera que hubo mala conducta por parte de la policía de Coral Gables, de la que dijo que simplemente estaba cumpliendo con su deber al ser minuciosa.

Hasta el miércoles, más de un mes después del accidente, la policía de Coral Gables se negaba a dar a conocer la orden de arresto, diciendo que era parte de una “investigación penal abierta”. The Miami Herald pudo obtener el documento a través del secretario de la oficina de la fiscalía estatal.

Según la ley, las órdenes de detención son documentos públicos dados a conocer después que un sospechoso es acusado. En el momento del accidente, la policía de Coral Gables dio a conocer un comunicado de prensa de dos párrafos, diciendo que Gutiérrez había muerto como consecuencia de un accidente de tránsito. No mencionaron que Muñoz era un agente de policía, ni en el momento del accidente, ni cuando fue arrestado en septiembre.

Muñoz fue despedido de la policía de Coral Springs al ser detenido el 29 de septiembre. Su récord personal indica que fue despedido por no cumplir con los requisitos de su período de prueba. No hay ninguna mención del accidente.

En su solicitud de empleo, Muñoz mencionó que había solicitado convertirse en agente de la policía de Miami-Dade. Su padre, el teniente Daniel Borrego, es un oficial veterano de la policía de Miami-Dade, y ex investigador de homicidios.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el octubre 28, 2011 en Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: