Acusados en el caso de ‘Trasero de cemento’ se presentan en la Corte

Dos personas acusadas de inyectar una mezcla tóxica de “Fix-a-Flat” y Superglue para mejorar los traseros de varias mujeres fueron procesados ​​el lunes por cargos de practicar medicina sin licencia.

Oneal Ron Morris y Corey Alexander Eubank se declararon no culpable en la corte de Miami-Dade. Ambos sospechosos han sido puestos en libertad después de pagar fianzas.

Morris, de 30 años, un transexual que se conoce con el nombre de “Duquesa”, fue arrestada en noviembre, acusada de engañar a una mujer en Miami Gardens para el pago de seis inyecciones de una fórmula casi letal de productos químicos administrados a través de un tubo conectado a un refrigerador, de acuerdo con investigadores de la policía y el Estado.

Otras víctimas se dieron a conocer después. Una segunda mujer dijo a la policía que ella también había tenido el mismo procedimiento con Morris. Eubank coordinó las reuniones entre las víctimas y Morris.

Ambas víctimas sufrieron una enfermedad grave y necesitan tratamiento a largo plazo.

La primera mujer, cuyo nombre no está siendo dado a conocer por las leyes de privacidad médica, fue a tres hospitales diferentes antes de que los médicos finalmente descubrieran la causa de la misteriosa dolencia que causó síntomas similares a la neumonía y le dejó grandes ronchas en en su espalda.

La policía de Miami Gardens finalmente encontró a la esquiva “Duquesa”, cuya propio trasero es del tamaño de un neumático. Los investigadores sospechan que ella es parte de una red subterránea de estafadores que han estado ofreciendo sus servicios en fiestas en casas a través del sur de Florida desde hace años.

En algunos casos, el resultado final ha sido mortal.

Vera Lawrence de Carol City falleció en marzo de 2001, después de que se le inyectara demasiada silicona en una fiesta en una casa de Miramar. Los anfitriones de la fiesta no eran médicos, y, finalmente, fueron acusados ​​de la muerte de Lawrence.

La mujer de Miami Gardens se está recuperando.

“En un mundo donde la imagen corporal se encuentra en la vanguardia de nuestros medios de comunicación, esta mujer, por alguna razón, pensó que esta era la respuesta y casi pierde su vida”, dijo el detective de Miami Gardens Michael Dillon, cuando Morris fue arrestada en noviembre.

Oneal llevó a cabo el procedimiento a principios de mayo de 2010, pero les tardó más de un año a los investigadores del Departamento de Salud de Florida para preparar el caso, en parte porque la mujer estaba demasiado avergonzada para presentarse.

La víctima de 30 años de edad, pagó $ 700 para una serie de inyecciones entre el 3 y 7 de mayo de 2010. Ella dijo a las autoridades que Morris le había tumbado boca abajo sobre una tabla en unca casa en un barrio residencial de Miami Gardens.

La víctima fue capaz de ver algunas de las herramientas , que describió como un tubo de goma conectado a lo que parecía ser una hielera. Dijo también que sintió una presión enorme y luego dolor, mientras Morris insertaba el tubo en sus nalgas.

“Le dolió hasta el punto de gritar”, dijo Dillon.

La víctima pidió a Morris suspender el procedimiento porque ella estaba en agonía, dijo Dillon. Morris selló sus heridas con Super Glue y se fue a casa, dijo Dillon.

Veinticuatro horas más tarde, el dolor continuaba y comenzó a sufrir síntomas de gripe.

Primero fue al hospital Jackson North Medical Center en North Miami-Dade. Los médicos estaban perplejos por sus síntomas.Tenía miedo de decirles lo que había hecho y se fue antes de terminar su examen. A continuación, se dirigió a North Shore Medical Center, donde los médicos también quedaron perplejos.

Casi dos semanas después, la madre de la mujer vio un reportaje de una víctima de un tratamiento semejante en un hospital de Tampa.

Llevó a su hija enferma al Hospital General de Tampa, donde los médicos la trataron por lo que creían era una infección por estafilococos.Finalmente les dijo lo que había hecho, y los médicos llamaron al departamento de salud estatal. La policía dijo que las pruebas mostraron que sustancias químicas tóxicas habían sido inyectadas en su cuerpo.

La segunda víctima pagó $ 900 por lo que ella creía que era una inyección de silicona, según la policía.

Morris supuestamente le aseguró: “Esta es mi profesión. No se preocupe.”

Después de sellar la incisión con Super Glue, Morris supuestamente le dijo que se remojara con sales de Epsom. Al igual que la otra víctima, ella fue a su casa y de inmediato se enfermó. Luego fue al hospital donde se sometió a una cirugía para extirpar los quistes y un ganglio linfático. Recibió dos transfusiones de sangre y necesitó una enfermera para que la cuidara durante varios meses.

La policía dijo que no sólo Morris no un médico, sino que también tiene un largo historial de arrestos por uso de identificación falsa, escribir cheques sin fondos y el robo en el sur de Florida.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el diciembre 20, 2011 en Farandula, Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: