Farmacias, el nuevo eslabón del tráfico de analgésicos

Desde afuera, Robert’s Drug Store parecía una farmacia cualquiera, convenientemente ubicada en el primer piso del Centro de Gobierno Stephen P. Clark, la sede de 28 pisos del gobierno del Condado Miami-Dade.

Pero las autoridades federales dicen que la farmacia, a pocos pasos de una estación del Metromover, era un centro de tráfico ilegal de analgésicos por receta, parte de una ola de farmacias ilegales que se han convertido en la nueva trinchera de la guerra contra las drogas en la Florida.

Al dueño del lugar, Aiman Izzedin Aryan, las autoriades estatales le retiraron el permiso de la farmacia y la tienda, aunque sigue abierta, ya no puede vender ningún medicamento por receta.

“Esto es una epidemia, una crisis de salud pública que ha dejado miles de muertos en la Florida. Nuestra estrategia es atacar el problema desde todos los ángulos, todas las fuentes de la oxicodona”, dijo el fiscal federal Wifredo Ferrer. “Es una red de médicos que trabajan con clínicas y usan farmacias para hacer parecer su actividad legítima y todos ganan dinero. Cada vez hay más farmacias que participan en esto”.

En la batalla constante por controlar esta ola, las autoridades han desarrollado la estrategia de concentrarse en las farmacias, además de las clínicas contra el dolor y los médicos. Ferrer dice que las investigaciones penales por lo menos reducirán el ritmo de la epidemia, junto con nuevas leyes que entraron en vigor en julio. Según esa ley, el Departamento de Salud jugará un papel en determinar la dosis apropiada que las farmacias pueden vender. El proceso de permisos para abrir nuevas farmacias es ahora mucho más estricto.

Por lo menos una farmacia grande recientemente dejó de vender ciertos medicamentos con recetas emitidas por un pequeño número de médicos en la Florida.

“Al principio de las operaciones veíamos a más propietarios de clínicas contra el dolor involucrados, pero a medida que el fraude ha evolucionado también lo han hecho los tipos de negocios”. dijo Ferrer.

“Esto es una prioridad en mi agenda y esperamos que la nueva ley y las normas ayuden a controlar el problema”, afirmó.

Durante los últimos años, a medida que la Florida se convirtió en la capital nacional del tráfico de analgésicos por receta, entidades locales, estatales y federales se concentraron inicialmente en el creciente número de clínicas contra el dolor, que en un punto llegaron a 150 sólo en Broward, y que literalmente emitían recetas para medicamentos altamente adictivos sin causa, o poca causa, médica. Pero eso no evitó que el caudaloso río de píldoras avanzaba por todo el estado, atrayendo a personas de tan lejos como Kentucky, Tennessee, Turquía y México, y llevando los casos de sobredosis a una cota máxima, de manera que las autoridaes se vieron obligadas a ampliar las investigaciones.

Los médicos que trabajaban con las clínicas que emitían las recetas quedaron bajo la lupa de las autoridades, así como las estafas de facturación a los servicios de salud, y ahora la complicidad de las farmacias que venden los medicamentos.

Parte de la estrategia es usar leyes penales para acusar a médicos inescrupulosos de asesinato y a las farmacias y cínicas de organizaciones criminales.

Desde el verano, las investigaciones federales han descubierto redes de tráfico de oxicodona y siete farmacias de Miami-Dade y Broward vendieron colectivamente millones de píldoras. Una farmacia de Plantation encausada vendió 72 recetas para analgésicos en un día, para un total de 13,387 píldoras a un costo de $30,532.

En octubre, agentes federales arrestaron a 24 acusados en el sur de la Florida, entre ellos un médico, dos operadores de clínicas contra el dolor y Aryan, el propietario de Robert’s Drug Stores. En el encausamiento de nueve cargos, Aryan fue acusado de confabularse con un médico y dueños de clínicas contra el dolor para traficar grandes cantidades de oxicodona y oximorfona, y estafar al Medicare y a planes privados de seguros en un fraude de gran alcance que generó $40 millones. Aryan fue acusado de un cargo de confabulación para distribuir sustancias controladas.

David O. Markus, abogado de Aryan, dijo: “Robert’s ha sido un pilar comunitario de Miami durante muchos años y Aiman y su familia son buenas personas. Estamos listos para defernderlo”.’

En los años 90 la familia Aryan compró la farmacia Robert’s Drug Store, que abrió en 1922.

Al anunciar el encausamiento, Ferrer señaló que “todos los días mueren personas de sobredosis de medicamentos por receta. Para deterner esta epidemia, hemos acusado a dueños de clínicas, operadores y médicos que trafican drogas escondidos detras de la licencia. Hoy hemos centrado nuestros esfuerzos en esas farmacias que venden cantidades industriales de píldoras recetadas fraudulentamente en clínicas contra el dolor”.

Agentes federales dijeron que se trata de una red en que un grupo de “patrocinadores” reclutaban a “beneficiarios” del Medicare, Medicaid y seguros privados —pacientes falsos — para que visitaran clínicas contra el dolor y cientos de médicos en Miami, Hialeah y Plantation para que les prescribieran oxicodona, oximorfona y otras sustancias controladas. Los reclutadores con frecuencia ofrecían transporte y asesoría a los “beneficiarios” sobre los síntomas que debían alegar para recibir la receta. Entonces esos pacientes compraban los medicamentos —ganeralmente la misma combinación de medicinas y dosis— en una de las cuatro sucursales de la farmacia Robert’s Drug Store y otras farmacias de Miami. A los “pacientes”se les pagaaron $600 por sus servicios, según el encausamiento. Aryan supuestamente recibía dinero adicional, aunque no está claro cuánto, por entregar los medicamentos recetados, que entonces facturaba fraudulentamente al Medicare y el Medicaid.

En la orden de emergencia que le suspendió la licencia a la farmacia de Aryan sobre la base de una investigación de la DEA, el Departamento de Salud de la Florida indicó que presentaba un peligro seior a la salud pública y mostró un desinterés total por las leyes que gobiernan las farmacias.

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el diciembre 26, 2011 en Farandula, Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: