Ex funcionaria de Miami consigue subsidios para empresarios.

Melissa Sanchez

Hacía años que el empresario Ortelio Marcelo quería construir unos apartamentos para personas de bajos ingresos en una propiedad en la NW 18 Street en Allapattah.

Para construir necesitaba financiamiento público, pero el Departamento de Desarrollo Comunitario y Económico de la Ciudad de Miami le negó su petición. En ese entonces el Departamento estaba bajo la dirección de Bárbara Gómez, quien fue despedida en el 2007 tras alegaciones de corrupción.

El martes, Marcelo celebró la apertura de su proyecto de seis apartamentos al estilo townhouse, construidos con más de medio millón de dólares en fondos públicos.

¿Cómo logró conseguir el dinero? Con la ayuda de Gómez.

“Yo empecé pidiendo el dinero a Bárbara hace años, pero ella no me aceptó los papeles”, dijo Marcelo. “Ahora la contraté, y mira dónde estamos”.

La decisión de contratar a Gómez le resultó más que favorable. La ex directora de Desarrollo Comunitario le ayudó conseguir $563,212 de la Ciudad de Miami para construir Parkview Apartments II, un proyecto cuya construcción tuvo un costo total de $800,000. Además, ha solicitado otros $120,000 en financiamiento del Condado Miami-Dade. El Condado negó la petición, pero Gómez dijo que ha apelado la decisión.

Gómez afirmó que ha encontrado satisfacción en ayudar a empresarios inmobiliarios como Marcelo a navegar el sistema que ella conoce tan bien.

Empezó su consultoría en el 2007, cuando perdió su cargo en la Ciudad de Miami tras una larga investigación de The Miami Herald que documentó una serie de problemas en el departamento, como el financiamiento de proyectos millonarios que jamás fueron construidos. El diario también denunció cómo Gómez influyó para que se otorgara más de $1 millón en contratos municipales a dos empresas donde trabajaba uno de sus ex esposos, quien había cumplido una condena federal por traficar cocaína, además consiguió financiamiento a una agencia sin fines de lucro donde trabajaba su hijo.

Gómez compartió el martes con El Nuevo Herald un documento del Departamento de Viviendas Públicas y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD) que investigó las alegaciones, centrándose en los fondos asignados a la agencia que empleaba a su hijo, pero que no encontró suficiente evidencia para sancionarla.

“El caso sí fue hasta HUD en Washington, pero yo gané”, dijo Gómez. “Me encontraron inocente de todo”.

Una vocera de HUD no respondió a un pedido de información de El Nuevo Herald el martes por la tarde.

A pesar de montar su negocio de consultoría en el 2007, Gómez dijo que por varios años se enfocó en otros asuntos, como la investigación federal en su contra y en dar cursos de Ciencias Políticas en el Sistema Universitario Ana G. Méndez. Finalmente, en el 2011, se dedicó a orientar a las empresas inmobiliarias y a otros negocios sobre los procesos gubernamentales y la burocracia.

“La gente me empezó a llamar a mí”, dijo Gómez. “He tenido el respaldo de los empresarios inmobiliarios grandes y pequeños, además de los funcionarios en la Ciudad y el Condado. Me dieron la bienvenida”.

De hecho, había un ambiente de bienvenida durante una conferencia de prensa el martes en Parkview Apartments II. Varios funcionarios municipales asistieron, desde el alcalde Tomás Regalado y el comisionado del distrito, Wifredo “Willy” Gort, al subjefe del Departamento de Desarrollo Comunitario y Económico de Miami, Alfredo Durán. Al menos una media docena de otros empleados municipales también asistieron: dos voceros, dos técnicos de sonido, un camarógrafo, un fotógrafo municipal, dos empleados de la oficina de Gort y el sargento policial que sirve como el chofer de Regalado.

“Creo que ella fue víctima de las cosas malas que hicieron otros”, dijo Regalado. “Yo siempre la respaldé porque tenía compasión por la gente pobre, y hay que darle una segunda oportunidad”.

Tanta gente llegó a la conferencia de prensa que los vecinos en este barrio empobrecido se detenían para preguntar si se trataba de un evento político o de campaña. Dos vecinos que viven en otro edificio privado financiado con fondos públicos en la misma calle dijeron que la nueva construcción era bonita, pero demasiada cara para el vecindario.

Dos de los apartamentos serán alquilados en $705 y los otros cuatro en $921 por mes a familias que califican como de “bajos ingresos”, que en Miami-Dade representa un máximo de $52,300 al año por una familia de cuatro personas. HUD, que financia los programas de viviendas a nivel municipal y condal, establece los criterios de calificación.

Pero muchas familias en Allapattah ganan mucho menos de $52,300 anuales, y actualmente pagan menos en alquiler que lo que costará vivir en Parkview Apartments II. Según datos del Censo federal, las familias en la misma área pagan unos $631 en alquiler al mes. El criterio de HUD depende del promedio de los ingresos a nivel condal, y no del barrio.

“Esta renta es muy cara para la zona, donde casi todos son de bajos ingresos”, dijo un vecino anciano, quien no quiso ser identificado porque teme perder su vivienda. “Este proyecto no resuelve nada de los problemas de las viviendas. Aquí favorecen al rico”.

Bajo los términos de los subsidios municipales, Marcelo debe mantener el alquiler bajo los parámetros establecidos por HUD por 30 años.

Un cartel que había sido colocado enfrente del edificio anunciaba que se buscaban inquilinos con cupones del Plan Ocho. Antes de la ceremonia del martes, alguien guardó el cartel dentro de uno de los apartamentos.

Durante la conferencia de prensa, Gort se refirió al temor de desplazamiento expresado por algunos residentes de bajos ingresos que han visto un aumento en el costo del alquiler.

“Había una teoría de que queríamos sacar a las personas de bajos recursos, los pobres, de la Ciudad de Miami”, dijo Gort. “Este es el tipo de programa que garantiza que esa no es la idea […] Hay que mantener estos alquileres por 30 años”.

Gómez explicó que las condiciones de los edificios que componen a Parkview Apartments II son mejores que otros antiguos edificios en la zona. Los apartamentos son de dos pisos, con dos recámaras, un baño y medio, y tienen pisos de losa y nuevos electrodomésticos.

Regalado reconoció que los seis apartamentos en Parkview son apenas un grano de arena en comparación con la vasta necesidad de más viviendas para familias de bajos ingresos en el Condado. Sin embargo, consideró el proyecto como símbolo para los residentes del barrio de que “Allapattah no se ha quedado atrás. No solamente en Brickell, o Midtown, o Wynwood hay nuevas construcciones”.

 

Anuncios

Acerca de Elperiodista

Un periodista FreeLance en busca de la verdad en Miami. La corrupción en esta ciudad no puede superarnos. Hemos vivido momentos terribles con los brazos cruzados y el silencio como justificación. Mi querida Miami, capital de todos los latinos, alza tu voz.

Publicado el marzo 27, 2013 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: